Consejos y opiniones de compra online

Consejos y opiniones de compra online

Puntos de recogida de pedidos vs entrega a domicilio

La promoción y gestión de puntos de recogida de mercancías se está convirtiendo en una herramienta de gestión DUM recomendada como alternativa al reparto a domicilio en zonas urbanas congestionadas. La existencia de puntos de recogida supone una ampliación del horario efectivo que permite al usuario final recoger sus mercancías. Además, permite al operador logístico operar en horas valle para la entrega.

reparto paquetes patinete electrico

Debido a los altos costos, la baja flexibilidad, la baja eficiencia y otras deficiencias de la entrega tradicional de paquetes, la promoción del formato de recogida del cliente, respaldada por la presencia conveniente de puntos de recogida, está atrayendo un gran interés en la distribución logística del comercio electrónico.

Ofrece una entrega de paquetería cómoda, flexible y fácil para grupos específicos y debería aliviar (en algunos casos ya ha sucedido) los cuellos de botella que genera el comercio electrónico en la fase final del envío.

El rápido aumento de la entrega de paquetería puerta a puerta genera un gran número de viajes en las zonas urbanas, lo que influye tanto en la congestión de las ciudades como en el uso de los medios de transporte y el espacio del que disponen. Es difícil cuantificar el impacto que esta tendencia está teniendo en la industria de entregas de última milla, pero ciertamente afecta la cantidad de viajes que se realizan en una ciudad.

Varias empresas en Europa ofrecen servicios de recogida asistida para la entrega de paquetes. Conviven varios modelos económicos a la hora de ofrecer estos servicios. Empresas como Mundial Relay, UPS, SEUR (grupo DPD) y muchas otras actúan como transportistas y al mismo tiempo disponen de su propia red de puntos de recogida, mientras que empresas como Pudo ofrecen en exclusiva una red de puntos de recogida a los transportistas.

Del mismo modo, los minoristas o mercados como Amazon contratan los servicios de las oficinas de correos nacionales (como España o el Reino Unido) que proporcionan a los transportistas una red de puntos de recogida.

Independientemente de los múltiples modelos de negocio, al final, el servicio de recolección es muy similar en todas partes. Consiste en una tienda en planta baja (minorista) o una oficina de correos elegida por el cliente donde se entrega el envío.