Consejos y opiniones de compra online

Consejos y opiniones de compra online

Tienda

Barómetro aneroide antiguo de Federico Faura

REF 00028
20.000,00 €
Disponible
1
Información del producto

Barómetro aneroide propuesto por el P. Federico Faura. Pieza de Museo. Siglo XIX.

Este barómetro aneroide creado por el Padre Federico Faura, fue una solución revolucionaria para el gran problema de los navegantes de las aguas de las Filipinas, donde los inesperados ciclones, hacían estragos en flotas y personas. Tras años de observar los fenómenos que precedían a los baguíos -palabra con que se conocían los ciclones en esa zona- propuso este aparato para poderlos predecir con antelación y así evitar muertes y pérdidas cuantiosas.

El diseño e imágen de este barómetro puede comprobarse en el libro de 1886 del propio Faura (-El barómetro aplicado a la previsión del tiempo-) que está en la Biblioteca Nacional de España -VER EL LIBRO AQUÍ-.

barometro original faura

Este barómetro, está específica y exclusivamente marcado para los ciclones de la zona, a diferencia de los normales que marcan fenómenos generales. Es decir, no se parece al resto de barómetros, y se realizó para poder demostrar su funcionamiento. De hecho, sólo es verdaderamente exacto en las aguas de Filipinas, ya que estaba configurado para esa misión.

Este, utiliza una pequeña caja de metal flexible que se llama una célula de aneroide. Esta cápsula aneroide (celular) está hecho de una aleación de berilio y cobre. [9] La cápsula de vacío (por lo general más o cápsulas) se evita el colapso por un resorte fuerte. Pequeños cambios en la presión del aire fuera de la célula para ampliar o reducir la causa.

Esta expansión y contracción de las unidades de palancas mecánicas, tales como los movimientos pequeños de la cápsula se amplifican y se muestran en la cara del barómetro aneroide. Muchos modelos incluyen una aguja manualmente que se utiliza para marcar la medida actual por lo que un cambio puede ser visto. Además, el mecanismo se hace deliberadamente "rígido" por lo que al tocar el barómetro revela si la presión está aumentando o disminuyendo el puntero se mueve

 

Faura, Federico, 1840-1897

Nació en la ciudad de Artés (Barcelona), España e ingresó en la Compañía de Jesús en el año 1859.Siendo un joven jesuita, fue enviado a Manila, en 1866.

Allí ejerció, entre otras cosas, de profesor de física y matemáticas en su Ateneo y se encargó posteriormente del Observatorio creado durante 1865. En el año de1868, llevó a cabo su primera expedición de carácter científico para la observación de un eclipse solar desde las islas Célebes.

Posteriormente, en1871 regresó a España donde pudo completar los estudios en teología. En 1877 conoció los observatorios del Colegio Romano y Stonyhurst. Allí colaboró y trabajó con Secchi y Perry.

En 1878, el Padre Federico Faura volvió a la ciudad filipina de Manila donde fue nombrado de nuevo  director del Observatorio. Sus promeros estudios versaron sobre los tifones -baguíos- estableciendo algunas hipótesis innovadoras sobre su verdadera naturaleza y su origen, los fenómenos que los preceden y allí realizó las primeras previsiones para estas tormentas tropicales en 1879.

En 1880, también estudió el origen y causa de los terremotos y el daño posterior que producían. De la misma manera, se empecinó en renovar todo el instrumental sismológico con que contaba el Observatorio.

Dos años después, se aseguró su paso a la posteridad, por el diseño de un barómetro totalmente revolucionario para detectar de manera preventiva la existencia de los peligrosos tifones de Filipinas, allí llamados "baguíos".

En 1884 el padre Faura fue nombrado de manera honorífica Director del Servicio Meteorológico Oficial de las Filipinas, creado bajo el aún Gobierno Colonial Español, donde creó e implementó una amplia red de estaciones meteorológicas que cubrían todo el archipiélago.

Con posterioridad, volvió a Barcelona en 1888 donde presentó sus trabajos realizados en el observatorio en la Exposición Universal y volvió a Manila en 1894, y su pieza estrella, el barómetro aneroide, que tantas y tantas vidas salvó en el mar.

Fue la base para el posterior barociclonómetro. Este instrumento fue una ingeniosa combinación del barómetro aneroide con un aparato avisador del ciclón, y fue inventado por el sabio jesuita catalán Padre Algué, discípulo de Faura en Filipinas, y que continuó con su trabajo tras la muerte del primero.

Guardar este producto para más tarde