Consejos y opiniones de compra online

Consejos y opiniones de compra online

Durante la pandemia pudimos observar auténticos cambios en los hábitos de movilidad, que aunque forzados, nos mostraron los efectos inmediatos de una reducción del tráfico y las emisiones de CO2 asociadas.

La pandemia de la enfermedad por coronavirus (COVID-19) es una amenaza global que comenzó en Wuhan, China en 2019 y se extendió rápidamente por todo el mundo. Para contener la propagación del COVID-19, se han implementado varias medidas de control no farmacológicas en diferentes países, incluido el distanciamiento social, el trabajo remoto y la prohibición de interiores.

movilidad electrica covid 19

Estas medidas de control habían afectado significativamente el transporte y la movilidad global. Este estudio examinó los cambios a corto plazo en la movilidad urbana, la contaminación del aire troposférico y el consumo de combustible en dos ciudades importantes de Arabia Saudita, a saber, Riyadh y Jeddah.

En este estudio se analizó la dinámica del número de viajes y motivos de viaje en diferentes provincias del país, con foco en el período de pandemia y el programa de confinamiento. Estos cambios afectaron el consumo de combustible y, en consecuencia, los contaminantes del aire. La cantidad de consumo de combustible y su evolución se extrapolaron considerando algunos escenarios posibles de consumo de combustible y emisiones.

También se espera que el precio del combustible desempeñe un papel en el ahorro de combustible. Se trazaron las distribuciones espaciales y temporales de los niveles de dióxido de nitrógeno troposférico (NO2) detectados remotamente en diferentes provincias para mostrar los efectos a corto y largo plazo en la calidad del aire debido a los cambios en la movilidad.

Desde el inicio del primer confinamiento parcial en marzo de 2020, se ha producido una importante reducción de la movilidad urbana respecto a 2019. Los niveles de contaminantes del aire (por ejemplo, NO2) fueron generalmente más bajos en el 2020 posterior a la pandemia que en el 2019. El consumo de combustible sigue una tendencia a la baja en el 2020 desde enero debido a la dinámica de los precios del combustible y al impacto adicional de la pandemia.

Con base en el patrón actual de compras en línea, se argumenta que habrá algunos cambios de comportamiento permanentes en la movilidad urbana que reducirán algunos viajes de compras, al menos inmediatamente después de la recuperación de la pandemia.

Este estudio concluyó que la disponibilidad de datos de movilidad urbana global, datos de contaminación del aire troposférico basados ​​en sensores remotos y una base de datos de consumo de combustible global son fuentes importantes de información para estudiar el impacto de la pandemia de COVID, especialmente para los países en desarrollo que sufren de una falta de información urbana adecuada a la movilidad.

Parece que la propagación de COVID-19, al menos en el área de estudio, es un fenómeno complejo con múltiples factores exógenos que afectan la propagación del virus además de las restricciones de confinamiento.

Una de las barreras que dificulta la transición de la combustión basada en combustibles fósiles a la movilidad eléctrica sostenible es la disponibilidad de suficientes puntos de recarga para los trayectos.

Para superar este obstáculo, hemos puesto en marcha un plan de desarrollo de infraestructuras de recarga de vehículos eléctricos, un proyecto que estamos desarrollando desde nuestra división y que tiene como objetivo ofrecer a nuestros clientes servicios de valor añadido y soluciones tecnológicas innovadoras.

El objetivo de nuestro plan de infraestructuras de recarga es promover la democratización del acceso a un punto de recarga en función de las necesidades de cada conductor. Estamos trabajando para llegar a 56.000 puntos de recarga en funcionamiento a finales de 2023, además de puntos de recarga públicos y privados.

Puntos de recarga privados: La gran mayoría de viajes que realizan los conductores españoles corresponden a trayectos de corta distancia (menos de 50 km). Para cubrir estas rutas, la recarga privada es la mejor solución.